¿Una nueva perspectiva de la pandemia?

Me pareció una extraña coincidencia que la pandemia comenzara en un mercado de Wuhan, una ciudad de China con un sofisticado laboratorio de investigación sobre bioseguridad.

Ayer, el antiguo jefe de los Centers for Disease Control de los EEUU, virólogo de profesión, reveló su “opinión”, sin “asignar intencionalidad” a China, de que el virus se escapó del laboratorio. Sugiere que podría haber ocurrido fácilmente un accidente en un lugar donde el trabajo es precisamente ir modificando un virus para ver hasta qué punto puede aumentar su capacidad de contagio.

También dijo que esto ocurrió meses antes de que China anunciara el “primer caso” en diciembre de 2019, y que las autoridades chinas aún no han revelado el momento ni la forma exacta en que se originó, aunque dicho país ya no afirma contundentemente, como antes, que empezó en el mercado de Wuhan.

El exdirector de los CDC también alude al hecho de que China ya se abastecía internacionalmente de los suministros necesarios para controlar una epidemia en China, meses antes de que se anunciara en diciembre de 2019.

Además, dice que no tiene “ningún sentido biológico” que el virus saltara de un animal a un humano y fuera inmediatamente tan letal. Normalmente se necesita tiempo para que se produzcan mutaciones que logren eso, dijo.

La Organización Mundial de la Salud (que forma parte de la ONU) se ha distanciado de la conclusión del ex director de los CDC. Pero hay que preguntarse por cuales mares políticos tiene que navegar esa organización. Después de que Trump retirara a los Estados Unidos de ella, su principal patrocinador pasó a ser China.

Aparte de todo esto, los ex funcionarios de salud de Trump están diciendo que la mayoría de las muertes de los Estados Unidos podrían haberse evitado, si los Estados Unidos hubieran respondido adecuadamente a la pandemia.

Mientras tanto, México se ha convertido en el segundo país con mayor número de muertes por COVID, a pesar de ser sólo el décimo más poblado del mundo.

Aunque los que tenemos la suerte de haber permanecido sanos nos hemos acostumbrado en cierto modo a la sucesión continua de noticias relacionadas con el COVID, y muchos de nosotros tratamos de ignorar todo lo que no sean hechos científicos, resulta aleccionador percatarse tan claramente del impacto de los gobiernos en esta plaga.

Pueden ser útiles, como en Nueva Zelanda y algunos otros lugares, o, ya sea por obra u omisión, pueden convertirse ellos mismos en infecciones oportunistas.

Hay que preguntarse quién se beneficia del caos o, al menos, quién espera hacerlo.

Publicado por Dr. Benjamin Feldman

Mi trabajo y estudio, con el filósofo y científico de la India Maharishi Mahesh Yogi, resultan en una visión moderna pero un tanto inusual o inesperada sobre temas de actualidad; que podría llegar a sugerir nuevas perspectivas de cara al futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: