Antártica Inspira

Feliz 2022

Explorar nuevos mundos y preservar el que tenemos

Antes de desembarcar en la isla de South Georgia, en Antártica, se yuxtaponen, en la extraordinaria vista, enormes laderas, casi verticales, cubiertas de un pasto que parece terciopelo, junto con otras pendientes hechas de roca árida, que brotan del mar y suben estrepitosamente a 3,000 metros de altura.

Sus picos nevados son imponentes, como sería ver los Himalayas desde el mar. De allá arriba bajan anchos glaciares que devuelven hielo al agua. El cielo azul arroja, sobre todo el paisaje, una luz austral platinada.

La isla no tiene mucha más vegetación, ni árbol alguno, pues estos ya no crecen tan al Sur, pero ofrece a la vista y al oído, hasta al tacto del viento, y al olfato, decenas de miles de pingüinos, focas, aves y manatíes, que llenan enormes playas y praderas.

Estas planicies son atravesadas por riachuelos de ensueño; se puede caminar apaciblemente en ellas, paseando por la milagrosa naturaleza de decenas de miles de animales adultos, y de sus tiernas crías, como en un paraíso de ultramundo donde el humano es bienvenido y visto con curiosidad por las criaturas nativas.

El continente de Antártica yace a otros mil km al sur, el que fuera último territorio desconocido de la humanidad, que apenas fue descubierto a principios del siglo XX.

Cincuenta años después, en 1959, cuando yo tenía 5 años, y en medio de la guerra fría entre EEUU y la URSS, una docenas de países (inclusive estos dos) firmaron el Tratado de Antártica, en el que dejan cualquier disputa territorial a un lado, hasta ahora, y acuerdan que antártica permanecerá libre de armamento.

Alegra saber eso. Quizá porque es un área tan frágil, tan prístina, se siente íntima y digna de ser cuidada colectivamente. Pero ese tratado no ha impedido que el hielo de este continente se siga derritiendo, amenazando, más que Groenlandia o el Ártico, las poblaciones y ciudades de las costas del mundo entero.

Seis décadas después de ese tratado, en este 2021 que termina, llegaron a Marte los nombres de millones de personas que atendieron la invitación de la NASA para recibir una tarjeta de abordar impresa para “ir” (o por lo menos sus nombres) a ese planeta. Ya llegaron, en uno de los rovers, que anda excavando allá muestras, las cuales serán enviadas por primera vez a la Tierra en un vehículo que volverá de ahí.

¿Tendrá que parecer, toda la Tierra, igual de frágil que este continente, para que haya la voluntad política de preservarla mediante un tratado similar, que haga de la preservación lo principal y de la competencia lo secundario?

¿O nos bastará, para cuando se cumplan cien años del tratado de Antártica, ya pronto, en el 2059, con la posibilidad, seguramente más palpable, de preservar instancias de vida humana fuera de la Tierra?

¡Feliz 2022!

Publicado por Dr. Benjamin Feldman

Mi trabajo y estudio, con el filósofo y científico de la India Maharishi Mahesh Yogi, resultan en una visión moderna pero un tanto inusual o inesperada sobre temas de actualidad; que podría llegar a sugerir nuevas perspectivas de cara al futuro.

4 comentarios sobre “Antártica Inspira

  1. No soy fatalista, ni tiendo a tirar las cosas ante un colapso universal seguro.
    Los ciclos del universo siguen su curso , muy a pesar de todas las medidas para frenar o prolongar la terminación de la existencia de muchas especies, inclusive la humana.
    Creo que el colapso real es dentro de nosotros mismos, porque la naturaleza seguirá su curso, haciendo caso omiso de nuestras “ curitas “, sin embargo el hombre ha cedido el paso a la egolatría, la ambición y poder, la necesidad de dejar huella terrenal , sin comprender la importancia de lo que es gratis: amar y ser amado.
    Ese es el terreno que hemos minado y en el que pereceremos como sociedad, si no abrimos nuestra alma a tiempo.

    Me gusta

  2. I just realized your WA is not working; I sent these questions to it: [1:01 PM, 12/30/2021] Marsha Brockway: Hi, have you returned from your adventure?  How can I get your latest post in english?

    [1:07 PM, 12/30/2021] Marsha Brockway: 1.  Your photos are fabulous  2.  How was /is the food on board?  3.  How many passengers-staff?  4.  Was this a chartered trip?  5.  How long did it take to get there and from where did you embark / will disembark?  6.  Did the ship provided the outerware for purchase. 7.  Were you warm enough?  8.  Are these questions answered in your post?  9.  Are all the rooms state rooms?  10.  Was /is it the freshest air?  11.  How long is/was the trip?

    Me gusta

  3. Yo aplaudo tu iniciativa de haber hecho el viaje, que en sí tiene su mérito: no cualquiera se anima a sortear olas de varios metros de altura y viajar grandes distancias por un fin noble: conocer un remanente del planeta before its gone!
    Me hiciste recordar a las grandes expediciones que vuelven con algún tesoro. Las imágenes que compartes lo son..
    Abrazo,
    Silvia

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: